Visita a Cali (2015)

Cali me recuerda un poco a mi ciudad natal
Cali me recuerda un poco a Neiva

Hace casi dos meses tuve que hacer una presentación sobre “Neoliberalismo” para mi clase de Historia Económica. Tuve la oportunidad de explicar las diferentes escuelas de pensamiento económico: Clásicos, Monetaristas, Keynesianos y por supuesto Austriacos. No estoy seguro si mis compañeros quedaron convencidos de la superioridad del Capitalismo de Libre Mercado, pero quedaron impresionados de que pudiera manejar con tanta soltura las diferentes escuelas de pensamiento. Uno de mis compañeros me contactó luego para que representara a la Universidad en un concurso de estudiantes de Economía en Cali. Yo me encargaría de participar en Historia y Pensamiento económico.

El viaje fue un domingo en la noche, y tomaría alrededor de nueve horas llegar a la capital del departamento del Valle. Ya conocía el trayecto por tantos viajes a los campamentos cristianos en Valle del Cauca, pero no pensaba tanto en Cali porque no había pasado más que unas pocas horas en esa ciudad. El viaje había sido muy tranquilo, y como no soy de ver películas cuando el carro se mueve, me quedé durante todo el trayecto mirando a la ventana. El paisaje era precioso: a pesar de las altas horas de la noche, la luna alumbraba las tupidas montañas y dejaba ver un cielo casi traslúcido; los pueblos de pequeñas casas a lo largo de la carretera ofrecían un curioso paisaje que visto desde lejos parecía un pueblo de pesebre navideño a gran escala.

Hostal de nuestra estadía
Hostal donde nos quedamos

Llegamos a las cinco de la mañana y fuimos directamente al hostal en el que nos quedaríamos para un corto descanso, y para prepararnos para el concurso en la tarde. Desayuné con mi compañero de concurso, un chico apasionado por la Econometría en un almacén de una cadena local. Fue curioso compartir con chicos de otros semestres y hacer nuevos amigos. Resulta grato, teniendo en cuenta que los últimos semestres se tiene mucho menos contacto con los demás compañeros y amigos por las presiones del trabajo, de acabar materias y graduarse.

Universidad ICESI
Universidad ICESI

En la tarde fuimos a la Universidad ICESI, anfitriona del evento para el concurso. Nos hallábamos muy nerviosos porque nunca habíamos participado en un concurso de esta naturaleza, y las otras universidades tenían una historia académica ejemplar. Nos sentamos los tres participantes de la Universidad en una mesa esperando que empezara el torneo. A pesar que soy un flemático de cepa, manejaba mi ansiedad de manera interna, por lo que aparentaba una sutil calma y buen humor exterior.

Participamos durante tres rondas y llegamos a la semifinal. Dimos ‘pelea’ a varias universidades de renombre y quedamos en cuarto lugar. Para ser la primera vez que participábamos en un concurso de este tipo, quedamos bien parados. Terminamos cuando la noche era joven y fuimos a un centro comercial llamado Jardín Plaza donde cenamos y caminamos un rato conociendo el edificio. Esa noche terminó tranquila en el hostal viendo televisión y platicando con mi amigo econometrista quien también resultó ser músico.

Esta foto me recuerda un poco a Bogotá
Esta foto me recuerda un poco a Bogotá

Al día siguiente y después de un baño con agua fría (difícil de hallar en Neiva), nos apresuramos a desayunar y partir al centro de la ciudad. Claramente Cali es una ciudad grande, mucho más ‘ciudad’ que Neiva. El centro es grande y concurrido. Ciertamente se puede comprar todo tipo de cosas en dicho sector, y para alegría de nosotros, encontramos un mercado de libros usados, donde logré hacerme con “Capitalismo, Socialismo y Democracia” de Joseph Schumpeter y “Libertad de Elegir” de Milton y Rose Friedman. También se hallaban intactos ejemplares de “La Riqueza de las Naciones”, el clásico de Adam Smith y otros textos más avanzados sobre Microeconomía, Macroeconomía y Econometría. Todos salimos con libros y una sonrisa en nuestros rostros.

No solo los jóvenes mueven el esqueleto en Cali
No solo los jóvenes mueven el esqueleto en Cali

El ambiente del centro resultaba extrañamente atractivo. No es un lugar especialmente bonito o fotogénico -a excepción de los principales edificios de bancos y gobierno- pero tiene esa vitalidad que se vive en las ciudades intermedias en época de fiestas. Esta ciudad tiene fama por su ambiente festivo y por la salsa, y pudimos constatar que hasta los hombres mayores tienen el sabor latino. Musicalmente no había mucho que decir aquellos hombres mayores, pero hay que reconocer que se disfrutaban la música y eso para mí tiene mucho valor.

Corrientazo en el centro de Cali
Corrientazo en el centro de Cali

Después de pasear, tomamos un ‘corrientazo’ (un almuerzo típico colombiano de bajo coste y abundantes porciones). En mi caso, fue una crema de pescado con bandeja de carne, frijol, arroz, plátano y ensalada que sabía muy bien. Con el estómago lleno, partimos hacia la Universidad Santiago de Cali que quedaba a pocos metros del hostal, y esperamos a que llegaran nuestros compañeros que tendrían un debate con otros universitarios.

Universidad Santiago de Cali
Universidad Santiago de Cali

La USC es grande y conocimos una parte mientras llegábamos al auditorio donde nuestros compañeros debatirían. Creo que lo que más nos sorprendió fue la cantidad de locales comerciales dentro de la universidad; de hecho, bromeábamos diciendo que la USC tenía su propio ‘Comuneros’ (un centro comercial popular de Neiva). Creo que por momentos no pudimos evitar las comparaciones con nuestra universidad.

Terminado el debate nos fuimos rápidamente al hostal pasando antes por una hamburguesa tasca. A decir verdad es una de las hamburguesas más ricas que me he comido. Con afán fuimos a la Terminal de transporte y tomamos un bus para Neiva.

A decir verdad, me gustó mucho la experiencia de conocer Cali, como haber compartido con mis compañeros de concurso, a quienes no conocía. También fue curioso conocer un poco la cultura caleña; cosas tan comunes para ellos como su acento fueron motivo de bromas a lo largo de la estadía. En fín, fue una experiencia muy agradable, y espero que la próxima vez que esté en Cali pueda tomar mejores fotos 😉

Para finalizar, dejo un video del Grupo Niche interpretando Cali Ají de su álbum Cielo de tambores (1990) en República Dominicana en 1991.

Si deseas ver todas las fotos que saqué, visita este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s