Mi experiencia en Windows… nuevamente

Mi escritorio con Windows 8.1 y al fondo una bella vista de Seúl
Mi escritorio con Windows 8.1 y al fondo una bella vista de Seúl

Me lo pensé mucho antes de volver a Windows. Dejé Linux porque me estaba empezando a cansar de cosas que no se resolvían, de la falta de algunas aplicaciones básicas para mi trabajo, de las discusiones en Internet, tantos programadores haciendo forks y la dificultad al trabajar en un mismo documento con personas que no usaban LibreOffice.

Había probado Windows 8 en el 2013 y había quedado con impresiones negativas. Hace un par de meses volví a Windows, y debo reconocer que mi experiencia ha sido en general positiva.

El Hardware

Mi equipo es de 2010 y cuando lo compré tenía buenas especificaciones, aunque hoy deja un poco que desear. Mi tarjeta gráfica ATI funciona muy bien con los drivers propietarios, lo mismo que la tarjeta de sonido que me da un aceptable sonido envolvente (tiene varios años). Aún así, el equipo enciende mucho más lento que cualquier distribución Linux, y apaga lentamente también. En general, el soporte de mis periféricos es mucho mejor que el que tuve en Linux.

El Sistema Operativo

Creo que Windows 8.1 es un gran acierto ya que combina una interfaz moderna y bonita con un sistema bastante familiar para la mayoría de los mortales. Sin embargo, extraño varias cosas de las distribuciones Linux como un gestor de paquetes y un explorador de archivos con más funciones. Es cierto que en Windows hay muchas más aplicaciones que en Linux, pero no hay un sistema que gestione la instalación de las mismas de una manera más organizada y rápida como con Synaptic. También extraño las pestañas en el explorador de archivos, tener una terminal con muchas opciones, y en general hecho de menos la sensación de seguridad al conectar memorias USB.

Las Aplicaciones

Aquí viene lo mejor del sistema de Microsoft. En Windows hay muchas aplicaciones de muy buena calidad y gratuitas. Utilizo Windows 8.1 de 64 bits y no he tenido problemas ejecutando antiguas aplicaciones anteriores a Windows XP. Por el contrario, me fue casi imposible instalar Guitar Pro 6 (32 bits) en una instalación de 64 bits de Ubuntu. No recordaba lo cómodo que es usar Microsoft Office o poder jugar con los emuladores sin tener que leer un manual para configurarlos.

Conclusión

Windows 8.1 es un muy buen sistema operativo con sus cosas buenas y malas. Me gusta que tengo muchas aplicaciones, y es un estándar en cualquier empresa. Por otra parte, extraño la facilidad con que se gestiona el software en Linux, y la sensación de seguridad. A pesar de lo anterior, Windows sigue siendo una mejor opción para mí pues uso constantemente aplicaciones exclusivas de ese sistema operativo y mi trabajo en el PC es más eficiente. Me cuesta creer lo que estoy escribiendo, pero me gusta esta nueva Microsoft y espero con ansias el nuevo Windows 10.

Hasta una próxima entrada 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s