Como superar la depresión

La depresión suele ser algo por lo cual todos debemos pasar alguna vez.
La depresión suele ser algo por lo cual todos debemos pasar alguna vez.

No me gusta hablar demasiado de mi mismo, aunque mi blog sea de temática personal. No me gusta dar más información que la que daría personalmente. No ando ventilando mis problemas, y menos por Internet, cosa que algunos hacen para desahogarse, aunque suelen sentir luego peor.

La depresión se considera como un desorden mental, y a decir verdad muchos cristianos siguen pensando que este es un tema exclusivamente espiritual, y que el hombre poco puede hacer por solucionarlo. Otros se entregan en cuerpo y alma a los medicamentos, sin tomar parte activa en su curación. Hoy quiero compartir un tema que encontré hace años en una página cristiana durante una época en la cual andaba bastante deprimido, y que seguro puede ayudar a alguien el día de hoy:

Cuando se atraviesa la depresión, la vida toma un color gris, las cosas no tienen sentido, el dolor nos mata, perdemos la esperanza, parece no haber solución.

La depresión es una mezcla de amargura, tristeza, impotencia, y nos puede surgir por palabras que no dijimos, personas que no perdonamos, pérdidas, traiciones, rechazo, culpa, maltratos y frustración entre otras cosas.

Pero ¡Ánimo! Hay esperanza… Todas las emociones que experimentemos son para ser atravesadas. Fuimos creados para sentir y es por eso que no podemos evitarlo. Sin embargo, eso no significa que debamos estancarnos en esas emociones destructivas.

Algunos motivos que generan depresión y consejos para vencerla:

  1. Expresar nuestro dolor en palabras: Para poder darle salida a las emocones destructivas debes comenzar poniendo todo tu dolor y conflictos en palabras, así podrás identificar los sentimientos bloqueados y buscarles su solución.
  2. Cerrar el pasado: Si recuerdas continuamente una herida o una situación traumática, es mejor que la enfrentes con la llave maestra del perdón. Perdonarnos a nosotros mismos y perdonar a otros es la plataforma para ser libre de la culpa y el rencor. Confiesa con tu boca el perdón aunque no lo sientas y toma la decisión de cruzar esta crucial barrera.
  3. Libres de la falsa culpa: Ésta es inculcada por alguien que nos quiere manipular, o nos queiere hacer cargo de sus malas decisiones. Somos responsables por las decisiones propias, pero nunca por las ajenas. También surge cuando alguien nos quiere hacer depender de su aprobación. No tomes en cuenta a personas que opinan continuamente aprobando o desaprobando, eres libre y debes seguir tu propio corazón y discernimiento personal.
  4. Tolerar la frustración: Aprender que en la vida existe un ingrediente que se llama fracaso o frustración es algo que debemos aceptar para vivir en paz, si caemos en el perfeccionismo estamos caminando al borde de vivir en angustias. El creer que nos tiene que salir todo perfecto es una ilusión absurda. Los errores de otros y los nuestros son una realidad cotidiana que nos ayudan a ir mejorando, pero debemos mejorar sin obsesión.
  5. No eres lo que sientes: Sentir es algo pasajero, las emociones van y vienen pero no debemos identificar nuestra vida por algún sentimiento negativo. No importa que sentimiento negativo tengas, tiene que agotarse y sanar en tu interior. No tomes decisiones cuando las emociones se encuentran “en ebullición”.
  6. Ver el lado positivo: Para los que creen y tienen fe no hay fin de cosas buenas, sino principios de cosas mejores. Comienza a ver el lado positivo de las cosas y no te concentres en lo negativo. Vivir viendo lo positivo hará una gran diferencia en tu vida.
  7. Alguien que escuche: El primer interesado en escucharte es Dios. Por eso, practicar la oración para exponer todo lo que nos sucede es esencial para desechar la ansiedad. A su vez es bueno buscar a alguien que nos pueda comprender sin juzgarnos.
  8. Modifica tu entorno: Las personas que nos demandan, critican y agobian con sus opiniones son relaciones que debemos impedir aprendiendo a decir “No” cuando no queremos y no a decir “Sí” por cortesía. No hagas nada por obligación o culpa. Cumple tus propias expectativas primero y no la de los demás. También debes buscar aprender y vivir todo aquello que sea nuevo y desconocido para ti. Piensa en aquella que te gustaría probar y que nunca hiciste.
  9. Camina hacia el futuro: Ocuparnos del presente enfocándonos en el futuro despierta entusiasmo para levantarnos y seguir adelante. Tener pequeñas y grandes metas que cumplir es un motor que siempre nos motivará.
  10. Aprende a disfrutar: Buscar aquello que nos satisface nos hace disfrutar y ser felices. Esto no significa ser egoísta porque alguien que quiere ayudar a los demás primero debe ayudarse a sí mismo. Jesús dijo que amemos a los demás y de la misma forma que nos amemos a nosotros mismos; y esto significa respetarnos, querernos y hacer aquello que nos causa felicidad. Vivir la vida disfrutando cada pequeño y gran momento es un don que debemos practicar todo el tiempo.

Dios tiene el poder para sanarnos, liberarnos y sacarnos del “foso de la desesperación” y hoy te está diciendo: “Vas a salir de ese pozo, tu problema tiene solución”. La biblia dice: “Me sacó del foso de la desesperación, del lodo y del fango. Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó”. Comienza a caminar siguiendo estos consejos y Dios te estabilizará. Salmo 40:2

No teniendo mucho más que agregar, dejo esta canción llamada “Puedes confiar en mí”, del músico argentino Hernán Fortuna.

Y como dicen los coreanos, 파이팅 (ánimo), o como decimos los colombianos, “Pa’lante”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s