El 70% de los coreanos prefieren estar solos a los 30 años

(Traducción no literal de Korea BANG. Originalmente escrito en coreano para The Korea Economic. Algunos elementos fueron removidos o adaptados para evitar reclamos o por contenido que no consideré apropiado para este blog).

Los coreanos en sus treintas son solitarios
A los coreanos en sus treintas les gusta trabajar solos

El director Kim y el jefe de sección Lee omiten el hweshik (comer con los colegas después del trabajo) para comer solos al dejar la oficina al final del día. 7 de 10 personas hacen parte de las “tribus de uno”.

Jungmo de 34 años, trabajadora informática, ha vivido sola desde su primer año de universidad. Han pasado diez años desde entonces, pero no se siente sola. Su rutina de ejercicio es trotar antes del trabajo, y en las noches asiste a una academia de idiomas extranjeros. También compró un selfie stick para cuando viaja sola.

El estilo de vida solitario es igual en el trabajo. Dejan la oficina tan pronto termina el día, y si es posible, evitan las reuniones fuera del trabajo. No desean relacionarse con otras personas. Si hay muchas salidas, las reducen para encajar su horario.

En el entrenamiento de los nuevos, el director Kim y el jefe de sección Lee aprendieron que “la vida social impide avanzar”. Se ha propagado la idea de que hay “condiciones necesarias” y “condiciones suficientes” para cumplirse a sí mismos. Está aumentando el número de personas en las tribus de uno que se ensimisman incluso en el trabajo.

La señorita Suh trabaja en una distribuidora. Cuando empezó, tenía buen humor y trabajaba duro, lo que la hizo popular entre sus jefes y compañeros de trabajo. Sin embargo se ha unido a las tribus solitarias. Al principio, cuando entró a la compañía, solía ir a cada fiesta para tomar y quedar con sus compañeros de trabajo. Eso arruinó la delgada figura que tenía cuando era estudiante. Después de romper con su novio, descubrió que había aumentado 10 kg desde que había entrado a la empresa.

Ahora la señorita Suh evita secretamente a sus colegas. Almuerza cajas de doshirak, y definitivamente no sale con sus compañeros de trabajo. Al salir, va al gimnasio. Definitivamente sus relaciones personales se han deteriorado, pero piensa que debe enfocarse en su cuerpo y su confianza.

El señor Yun, de 30 años, trabaja para una empresa pequeña, y a la hora del almuerzo camina 20 minutos para encontrar un lugar donde no se encuentre con sus compañeros. Hay dos razones que explican su comportamiento. Primero, por razones económicas pues es costoso comer con varias personas. Incluso si alguien costea su almuerzo, el debe invitarle un café, lo que se convierte en una carga para sus bajos ingresos. La segunda razón, es que no se siente muy identificado con su empresa. La paga es baja y el trabajo es muy duro. El señor Yun no planea quedarse mucho tiempo en la empresa y no le interesa establecer relaciones con sus colegas. Al principio lo miraban raro por comer solo, pero ahora está muy ocupado y le da igual.

El director Kim, de 49 años, es uno de los que recibe mejores calificaciones en cuanto relaciones interpersonales con sus compañeros de trabajo. Recientemente ha empezado a hacer parte de las tribus solitarias de mala gana. Hace dos años, su subordinado, el director Park se convirtió en la cabeza del departamento. Kim le dió algunos consejos pensando que lo ayudaría en su trabajo. Sin embargo, Park escogió un enfoque diferente haciendo más grande la carga de trabajo. Park se sentía incómodo por “los altos funcionarios que están fuera de la oficina”. Kim decidió volverse solitario. Hizo todo el trabajo que podía hacer, no salía a almorzar, ni quedaba con sus colegas. “Al principio era incómodo ser solamente yo, pero ahora estoy agradecido de poder trabajar así”. Ahora el director Park no pregunta a donde van a salir, sino que deja todo listo para salir del trabajo rápidamente.

7 de cada 10 coreanos a los 30 años prefieren estar solos
Los menús están cambiando para adaptarse a los solitarios

Los menús de los restaurantes están cambiando para acomodarse a las personas solitarias como el director Kim. Ahora son muy populares las ensaladas para llevar en edificios de oficinas como los que quedan en Gwanghwamun (Seúl). Hay cinco o seis opciones en los menús coreanos y occidentales, pero esta opción es la más popular (comida para uno). Hay dos tipos de consumidores: trabajadoras que se preocupan por su figura, y gente solitaria que va allí para almorzar. Como aumenta el número de clientes solitarios, se están reemplazando las usuales mesas para cuatro, por mesas para uno, tal como las que hay en las hamburgueserías.

Algunos clientes prefieren coger su ensalada para llevar y comérsela en cualquier parte. El jefe de sección Lee, dijo “Me siento cansado al tratar de salir a almorzar con mis compañeros de trabajo. Comer solo, escuchar música o revisar Facebook recarga mis energías”.

La señorita Kim trabaja en una compañía financiera. Ella es el ejemplo de la persona que trabaja duro y está tratando de superar el peligro de ser solitaria. Tomó el exámen de admisión y pasó con un alto puntaje, pero se supo que su padre era el vicepresidente, por lo cual se empezó a decir que llegó a la empresa por conexiones. Sus compañeros la empezaron a evitar, y pronto empezó a sentir dificultades con sus colegas.

Ella escogió su método de contra ataque. Durante sus vacaciones de verano compró algunas botellas de crema hidratante en una tienda libre de impuestos. Una por una, se las entregó a sus compañeras diciendo “La semana pasada fue agitada”. Después de almorzar les trajo café, y no solo limpió las mesas, sino el cuarto de descanso y el de conferencias. No mucho antes, era conocida como “la hija del vicepresidente” para luego ser “la trabajadora que se preocupa por sus jefes”.

(Fue curioso leer los comentarios de portales como Daum y Naver donde casi todos apoyaban esta conducta. Quizás este artículo pasa por alto lo incómodo que puede ser no tener tiempo libre para uno mismo. Sin haber tenido un trabajo de oficina, pude ver la frustración de algunos compañeros de trabajo que deseaban salir para sus compromisos familiares y personales, pero debían seguir en el trabajo. Por otro lado, tampoco puedo disculpar lo antipáticos que suenan algunos coreanos a la hora de relacionarse con los colegas. Es un tema que debe abordarse con mucho cuidado).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s