La acción del Estado y su intromisión con los impuestos

Durante muchos años de lecturas y militancia política en ambos lados del espectro -sí, también de izquierda- he ido adquiriendo más conciencia sobre las políticas de Estado y sus implicaciones para el individuo. Cuando empecé a leer sobre economía liberal en los primeros semestres de la universidad, mi visión sobre muchos elementos de la sociedad que usualmente se dan por sentado, tienen un efecto perjudicial para la economía en su conjunto y suelen agravar el problema que pretendían solucionar.

Los efectos más visibles -y obvios- de los impuestos son el encarecimiento de los productos y el desincentivo a la actividad empresarial, pero no son los únicos. El Estado de bienestar es perfecto para crear verdaderos esclavos, y no lo digo en plan paranoico de persecución mundial, sino porque las prácticas delatan al “Leviatán”. El análisis oficial sobre el orden social de la mayoría de las sociedades modernas muestra al Estado, como el ente encargado de generar equilibrio, dar lo más básico para la supervivencia y “corregír” las imperfecciones del mercado – o lo que los planificadores consideran que son errores. Se crean varias entidades que a su vez contratan más funcionarios que son financiados con el dinero de los contribuyentes. La verdad es menos bonita.

El problema no acaba con la forma en que el Estado se financia, sino los servicios que ofrece. Los funcionarios públicos son en buena parte personas con buenas intenciones que poco a poco se van corrompiendo. Con trabajos mediocres y servicios aún peores, se terminan ofreciendo servicios más costosos que los ofrecidos por los privados y que casi con seguridad son peores.

Un buen ejemplo de lo que digo me ocurrió esta semana. No he tenido mayores problemas con los funcionarios de la universidad, pero casi siempre me atienden tarde porque el “doctor” no ha venido, está muy “ocupado” o ha podido revisar “su” caso. En definitiva, una rogadera. Al ir a hacer una averiguación sobre como un trámite que deseo hacer, un funcionario con el cual no tengo ningún tipo de confianza me vació (regaño grosero y desproporcionado) delante de varias personas en esa oficina. Me vió ofuscado y me dijo: “No se moleste conmigo jóven que yo le hablo así a la gente” como si la grosería tuviera disculpas. Aún si Movistar no es mi empresa favorita, siempre son corteses y cuando les llamo la atención agilizan su servicio y en algunos casos lo mejoran.

Además de pagar funcionarios groseros, ineficientes, y a quienes se les debe toda clase de respeto -sobre todo por temor a represalias-, con el dinero de los contribuyentes, El Estado ofrece las más diversas formas de suavizar el golpe. Como si sentirse robado no fuera suficiente, escuchar las propagandas del gobierno en la radio resultan indignantes: “Pague antes de tal fecha para evitar sanciones”. En últimas el Estado da un llamado de advertencia como el de los mafiosos: “Pague el seguro y evitese problemas”.

Aún con todo quizás siempre tengamos los impuestos. Los libertarios siempre hemos apostado fuerte por la iniciativa privada, pero entre el minarquismo (mínimo Estado) y el anarcocapitalismo hay un gran trecho. Si bien eliminar los impuestos sea muy difícil, diversos grupos políticos de tendencia libertaria han hecho una gran labor por promover los intercambios voluntarios. Mientras unos apuestan por la moderación y la reducción de los impuestos, los otros, más radicales, apoyan la disolución del Estado y con ello el fín de la intromisión en la economía.

Quizás en algún momento las personas sean conscientes de la importancia de la responsabilidad individual y de no descargar los problemas sobre El Estado. De esa forma se habrá dado un gran paso hacia el respeto, la tolerancia y algo que muchos infravaloran, la libertad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s