Wizorb, una corta reseña y cómo instalarlo

Estos días le he estado dando una probadita a Ubuntu en su versión Mate, y me hice con el juego Wizorb. Para quien no lo sepa, este juego es uno de esos títulos indie que tiene versión incluso en las consolas de videojuegos. Wizorb es un juego tipo Arkanoid, con gráficos de Super Nintendo (espectaculares) y con música como la de los videojuegos de la época. Además de eso, el juego tiene elementos de rol por lo que fuera de los tableros de juego se puede interactuar con algunos personajes, aunque no hay muchos dialogos.

La única pega que le veo al juego es que tiene pocos niveles y el componente de rol apenas si se disfruta ya que no hay más personajes con los cuales interactuar que con los de la aldea donde inicia el juego. Aún así, el juego es muy entretenido y seguro que va a sacar sonrisas a más de uno -que como yo- disfruta de juegos tipo retro.

Instalación (en Ubuntu)

Si tienes como yo, una versión del Humble Indie Bundle, es posible que al instalar el .deb de tu arquitectura el sistema te impida ejecutar el juego. Googleando un poco encontré la solución que se traduce en instalar las dependencias libmono-system-core4.0-cil y libmono-system-drawing4.0-cil. Aunque estas dependencias se pueden instalar a través del Gestor de paquetes Synaptic, prefiero hacerlo a la vieja usanza:

sudo apt-get install libmono-system-core4.0-cil libmono-system-drawing4.0-cil

¿Como conseguirlo?

Bajándolo en un sitio de torrents o comprándolo en una tienda virtual autorizada. Actualmente está disponible en Steam, Desura o en su sitio web Wizorb.com.

Hasta una próxima entrada😉

Mis últimos días en la Universidad

1917030_1279890073276_7043568_n
Esta es quizás la primera vez que quedé con unas compañeras para estudiar. Aunque no estaba seguro que quisiera ser economista, trataba de verle el lado amable.

Sí, llevo mucho tiempo sin escribir nada, pero es que también he tenido que pensar en muchas cosas. Estos últimos meses he tenido que pasar por muchas cosas que nunca pensé que iba a afrontar, y entrar en los últimos días de la carrera me ha traído emociones muy fuertes para un personaje tan flemático como yo. A ratos me da algo de melancolía por finalizar una etapa que hace rato debía haber terminado, pero a veces me siento tan a gusto al pensar que no debo volver más a la Universidad y dedicar mi tiempo completo a actividades que me generen mayor bienestar.

Esta carrera ha sido una de las mayores pruebas de paciencia que he tenido. Tim La Haye dice que los flemáticos son la encarnación de la paciencia, y quizás tenga razón. Entré bastante chico, con recién cumplidos dieciocho años y ya casi tengo veinticinco. Ya desde el principio empezaba una carrera de perseverancia para mi propia vida; no me gustó casi ninguna de las materias que vi en primer semestre, y aún así decidí terminar esta carrera. Creo que no me gusta dejar nada sin terminar.

A decir verdad, no se porqué escogí Economía. Desde que era adolescente deseaba ardientemente volverme músico. Crecí escuchando bandas como Stryper cuando la mayoría de mis compañeros tarareaban la canción pop de moda de la radio. Anhelaba mucho ser músico, pero dentro de mí albergaba una seria preocupación por mi futuro económico. Empecé a pensar que podría ser un buen ingeniero de sistemas, quizás abogado o psicólogo, profesiones que al fin y al cabo representaban algunas de mis aficiones.

Me decidí por Economía por el papel de las circunstancias. Me habían enseñado que una de las formas de conocer la voluntad de Dios podía ser a través del escenario por el cual estuviera pasando: no tenía notas lo suficientemente buenas para estudiar Derecho y tampoco disponía de suficiente dinero para estudiar en una universidad privada. Por otra parte siempre quise estudiar en la universidad del Estado ya que mis hermanos mayores así lo habían hecho y yo sentía que debía seguir ese ritual. Sin pensarlo mucho me anoté en el programa de Economía que no era exigente en requisitos académicos y que me permitiría obtener un título al cabo de cinco años.

Los primeros semestres me resultaron muy aburridos. Aunque era un buen estudiante en el bachillerato, en la universidad me volví un estudiante más del montón. No importaba llegar tarde, estudiar poco las fotocopias que el profesor dejaba o perderme a propósito en las lagunas de mi imaginación cuando me sentía desmotivado. No entendía bien la contabilidad ni me interesaba entenderla, y la teoría económica me parecía estresante. Así pasé la mayor parte de mi carrera, estudiando por estudiar y para dar gusto a mis papás.

También tuve que afrontar muchas dificultades con el TOC en tiempos de clase. Mi caso resultaba bastante molesto pues tenía mis pensamientos obsesivos cuando el profesor se hallaba en medio de su explicación. A decir verdad, las clases podían llegar a ser una forma de aliviar un poco la crisis ya que me daban poco tiempo para pensar y me servían para seguir en contacto con el mundo real, ese que para muchos obsesivos se termina volviendo con el tiempo un vago recuerdo.

IMG_20160316_144726
A lo largo de mi carrera me hice de una pequeña biblioteca que refleja bastante mi personalidad y mis gustos.

Tuve que conocer la decepción y la resignación. No hay nada más desagradable que tener un profesor antipático o terco como el solo cuando se es estudiante. En esos momentos en que me empezaba a interesar más por la carrera, caía en cuenta de la mediocridad de la mayoría de los docentes. Algunos creían que leer diapositivas, poner a los compañeros a exponer o dejar larguísimos documentos de texto eran apropiadas formas de enseñar. Fueron pocos (muy pocos) los que me hicieron estudiar un tema por el simple deseo de aprender, aquellos que escuchaban opiniones contrarias sin ponerse a la defensiva, que no repetían cosas por repetir y que verdaderamente se tomaban en serio el papel del economista.

Pero no todo resultó negativo, ya que conocí personas muy agradables en el proceso. Cuando salí del colegio era un chico bastante callado y ensimismado. Aunque había hecho alguno que otro amigo en el colegio, no me sentía verdaderamente libre para abrir el corazón. Entrar en una universidad tan grande como esta me obligaba a quitarme el caparazón. Aprendí a no tomarme las opiniones de los demás demasiado en serio, a reírme y sonreír sinceramente, y a defender mis opiniones cuando fuera necesario. Hice amigos en sitios y lugares que no pensaba que lo haría, y a algunas de esas antiguas amistades las sigo recordando con afecto.

Me reté a hacer cosas que nunca había hecho. Aprendí a nadar a un nivel considerablemente bueno para un tipo tan sedentario como yo. Como solamente tenía una clase a la semana (y estaban empezando los tiempos de exámenes), tuve que asistir casi todos los días al menos una hora para tener los rudimentos básicos de nado. Por supuesto no me volví profesional, pero me volví competente en la natación. También tuve que ir y hacer encuestas a algunos de los barrios más pobres y peligrosos de la ciudad, formular proyectos de empresa y por supuesto adentrarme en la economía teórica, aquella que había desdeñado desde el principio.

10620582_10152712118086823_3625039234479279444_n
Este mural resultaba de inspiración en aquellos domingos que debía ver clase de modelos matemáticos hace un par de años. Me hacía pensar que un día sería posible…

Finalmente, conocí y empecé a practicar aquellas grandes pasiones que hay en mi corazón. Con seguridad el año 2012 fue uno de los más felices para mí; no fue nada del otro mundo, pero marcó un antes y un después en mi vida. Empecé a estudiar guitarra en un Instituto, a compartir con otros jóvenes músicos (mucho más jóvenes que yo) y a conocer este hermoso mundo de la música. El profesor era un gran tipo y es uno de los pocos hombres que he conocido que se sientan tan identificados con su profesión. Nos decía que estudiáramos la guitarra por pasión al arte y al instrumento, no por el dinero o el reconocimiento que pudiéramos obtener. Le recuerdo con agrado.

Conocí la Escuela Austriaca de Economía que terminó de formar mi pensamiento liberal. Solía ser un uribista, pero muy atípico: creía que la salud y la educación debían ser negocios privados y pensaba que programas estatales como Familias en Acción eran un desperdicio de dinero con fines políticos. Conocía solamente a Friedman, pero me empezó a gustar más la economía al leer a autores como Mises, Hayek, Bastiat y Hazzlit entre muchos otros. Conocí el pensamiento de varios académicos liberales que me hicieron reconsiderar mis posturas económicas y políticas. Hoy es un placer sentarme a leer tratados sobre Economía, Política y Sociedad.

Me empezó a gustar Corea. Nunca me sentí identificado con el típico sueño de clase media colombiana: conseguir un buen trabajo (mejor si es con palanca en el Estado), casarme y mudarme a un costoso condominio a las afueras de la ciudad y comprar un costoso automóvil para aparentar. Cada día me parecía más monótona dicha realidad y me preguntaba como sería vivir en algún país extranjero, con una cultura diferente y como sería casarme con una chica que no guardara ningún parecido a mí. Me empecé a interesar por Corea casi por accidente al ver un video de un rapero asiático con sobrepeso y con una coreografía extravagante. Después de eso conocí a muchos coreanos y extranjeros residentes en Corea por Internet y empecé a leer más y más sobre este fascinante país. Ya falta menos para lograr este sueño.

IMG_20160302_181057
Corea pronto empezó a aparecer hasta en los lugares menos esperados (gimnasio de la universidad). Me causó mucha gracia cuando entendí que Taekwondo estaba mal escrito. La forma correcta es 태권도.

Con el tiempo descubrí que aquello a lo que temía era solo una ilusión. No iba a vivir pobre si me volvía músico y tampoco iba a vivir frustrado si estudiaba economía. No iba a ser siempre un chico tímido y desmotivado que viviera el día a día. No iba a vivir sin las ganas de arriesgarme, aún aunque pudiese fracasar en aquello que amo y que persigo con ansias. La Universidad no solo me enseñó sobre Economía, sino que aprendí a disfrutar del momento y a enfrentar cada día con alegría sabiendo que con mucho esfuerzo -y de la mano de Dios- lograría lo que me propusiera.

Han pasado siete años llenos de momentos tristes y difíciles. Han sido siete años de alegría y mucho esfuerzo. Han sido siete años imposibles de relatar de una sola sentada sin tener que omitir muchas anécdotas para mantener el hilo de mi historia o para que esta resultara medianamente amena. Han sido siete años llenos de lecciones que seguramente tendré que poner en práctica por el resto de vida que tenga por delante.

Aunque me falta muy poco por acabar mis días de estudiante y convertirme formalmente en economista, nunca he olvidado mi sueño… llegar a ser un Músico libre.

(La canción se llama We Weren’t Born To Follow de Bon Jovi de su álbum The Circle del año 2009).

Un nuevo inicio en este 2016

Inicio este 2016 casi con un mes de retraso. De hecho, no escribo nada desde agosto cuando hice una transcripción de una historia sobre Corea del Norte de uno de mis libros favoritos. Me he sentido algo distraído estos últimos meses aunque he tenido algunos acontecimientos lo suficientemente importantes como para reseñar, como que acabé materias en Noviembre y que estoy esperando el inicio del Seminario para graduarme, que presenté las pruebas ECAES Icfes Pro y fueron menos aterradoras de lo que recordaba, aunque la prueba de economía fue bastante difícil. También está el profe Andrés, que se murió el año pasado tras una imprudencia al abrir la nevera acalorado y sufrir un derrame cerebral. Ese fue el evento que más me sorprendió ya que había sido mi profesor durante varios años del bachillerato. El año pasado visité también Cali y representé a mi Universidad en un evento académico, algo que nunca pensé hacer. Un año difícil de olvidar.

Empiezo año con nuevas expectativas. Como comentaba en el párrafo anterior, este año espero graduarme por lo cual estoy buscando trabajo. Los portales de empleo en Internet muestran empresas que buscan profesionales menos orientados a la academia y más a la vida laboral, gente con “experiencia”. Corroboro aquella idea que siempre he tenido de que en este país no se necesitan tantos académicos. También este año espero leerme varios libros más de Economía y Política libertaria (Escuela Austriaca, Chicago, Objetivismo, Public Choice, etc). Quiero aprender mucho más coreano este año y mejorar mi nivel de inglés. Quiero volver a tocar mi guitarra como antes con la misma pasión que lo hacía cuando estaba en Batuta y volver a grabar videos. Quiero buscar a Dios con más intensidad este año, retomar este blog y poderme expresar como todo un Músico Libre.

Para cerrar esta entrada, pongo una canción del músico argentino Hernán Fortuna llamada Aquí Voy Otra Vez de su álbum A Donde Quieras Llegar del año 2010.

안녕 안녕 ^^

Un corto testimonio de la persecución a los cristianos en Corea del Norte

En Corea del Norte se bajó a Dios del trono y se puso al dictador. El comunismo eliminó al individuo y exaltó al colectivo.
En Corea del Norte se bajó a Dios del trono y se puso al dictador.

(Texto tomado del libro Locos por Jesús de la agrupación musical DC Talk y la organización La Voz de los Mártires. Algunos elementos fueron removidos o adaptados para evitar reclamos o por contenido que no consideré apropiado para este blog).

Título original: Más amor por ti.

Pastor Kim y su congregación (Corea del Norte), 1950.

Por varios años el pastor Kim y veintisiete miembros de su redil vivieron en túneles bajo tierra hechos a mano. Los comunistas descubrieron que los cristianos vivían bajo tierra cuando estaban construyendo una carretera.

Los guardias los sacaron del escondite y los presentaron frente a una multitud de 3.000 personas en la aldea de Gok San, donde se llevaría a cabo una ejecución pública. Dijeron a los cristianos: “Nieguen a Cristo o morirán”. Pero los creyentes rehusaron a hacerlo.

Entonces el oficial comunista a cargo de la ejecución ordenó separar del grupo a cuatro de los niños y prepararlos para ser ahorcados. Con sogas amarradas alrededor de sus pequeños cuellos, el oficial les ordenó nuevamente a los padres que negaran a Cristo.

Ninguno de los creyentes negó la fe en Cristo. En vez de eso les dijeron a sus hijos: “Muy pronto nos veremos en el cielo”. Los niños murieron calladamente.

Entonces el oficial a cargo ordenó que trajeran una apisonadora, y obligó a los cristianos a que se acostaran en el camino. Mientras el motor de la máquina aceleraba, el oficial les dio una última oportunidad de retractarse de su fe en Jesús. Nuevamente los creyentes rehusaron hacerlo.

Tan pronto la máquina comenzó a moverse lentamente, los cristianos comenzaron a cantar un himno que a menudo cantaban juntos. Mientras sus huesos y sus cuerpos eran aplastados bajo el peso de la inmensa apisonadora, de los labios de los creyentes se podían escuchar las siguientes palabras:

Más amor por ti, oh Cristo, más amor por ti

A nadie más deseo, más amor por ti

Que el dolor cumpla su cometido, más amor por ti

Entonces mi último aliento, tu alabanza susurrará

Ese será el llanto de despedida que mi corazón elevará;

Más amor, oh Cristo, por tí.

La información sobre la ejecución apareció en la prensa de Corea del Norte como un acto mediante el cual se había suprimido la superstición.

Entrevista a David Boscá de Un Creativo en Japón

David Boscá es 'un creativo en Japón'
David Boscá es ‘un creativo en Japón’

En la entrada de hoy quería hablar de un expatriado que tiene uno de los blogs más interesantes que he leído sobre Japón, y amablemente me dio esta entrevista. David Boscá es licenciado en Comunicación Audiovisual y por cosas del destino terminó haciendo familia y vida en territorio nipón. Hoy David comparte su experiencia con este blog:

Sergio Andrés (ML): ¿En que trabajabas en España y a que te dedicas ahora en Japón?

David Boscá (UCJ): En España trabajaba en el sector audiovisual (operador de cámara, realizador, editor, fotógrafo) en diferentes empresas o televisiones. En Japón tengo varios trabajos. El principal es de coordinador (y profesor) de profesores extranjeros en una importante empresa japonesa que tiene una ramificación con escuelas de inglés infantiles. Además localizo videojuegos al castellano de forma esporádica (cuando me llega un proyecto). Por último, el blog/canal de Youtube, que no es un trabajo propiamente dicho, pero lo doy la misma importancia.

ML: ¿Cuando supiste que te gustaba Japón y que querías quedarte a vivir allí?

UCJ: No recuerdo exactamente cual fue el momento de mi vida en el que decidí que quería vivir aquí, pero imagino que en los últimos años del colegio, principio del instituto. Sin duda influenciado por tantos productos que nos llegaban desde Japón: dibujos animados, videojuegos, cómics, juguetes… Nunca me propuse venir aquí para vivir de forma permanente, simplemente quería quedarme el tiempo suficiente para empaparme de esta cultura.

ML: ¿Que echas de menos de tu país de origen?

UCJ: La verdad es que soy una persona bastante desarraigada y que me adapto fácilmente. Por supuesto echo de menos a familiares y amigos, más allá de esto, alguna comida puntual o la vida al aire libre, por decirlo de alguna forma. El comer o tomar un café en una terracita bajo el sol. Aquí hay pocas terrazas y el sol calienta menos…

ML: ¿Que es lo que más te gusta de Japón?

UCJ: Lo que más me gusta de Japón es que es un país que vive y deja vivir, aquí la gente vive su vida e intenta no molestar a los demás. Se vive muy tranquilo y con menos preocupaciones que en otros países. Por supuesto, no me olvido de la baja tasa de desempleo y de que puedo disfrutar de mi hobby intensamente (los videojuegos).

ML: ¿Que no te gusta de Japón?

UCJ: No me gusta de Japón el racismo burocrático, las dificultades que nos ponen a los extranjeros que vivimos aquí, el hecho de ser tratado diferente y ser considerado un eterno turista, que me respondan en inglés cuando yo pregunto en japonés y por supuesto, no me gusta como funciona la sanidad aquí. Podría seguir, pero en todas partes cuecen habas…

ML: ¿Es fácil aprender japonés?

UCJ: Aprender a hablar japonés es relativamente sencillo para un hispano. Requiere de esfuerzo y dedicación pero es muy viable. Leer y escribir requiere de muchos años de estudio.

ML: ¿Que fue lo más difícil al llegar a Japón?

UCJ: Los tres primeros meses que pasé en Tokio fueron durillos pero más por no tener papeles para residir legalmente que por otra cosa. Una vez aquí con mi mujer, todo ha sido más fácil, ya que ella se encarga de lo burocrático. Por lo demás, como te dije antes, me adapto rápido y no miro hacia atrás.

ML: La imagen que tenemos muchos occidentales sobre los países de Asia (en especial Japón) es que son muy educados y ‘honorables’. ¿Que tan cierto es esto?

UCJ: Me da la sensación que lo del honor es algo que queda ya anclado en el pasado. Por supuesto que quedan japoneses “honorables” pero los tiempos cambian. El respeto es algo fundamental en esta sociedad.

ML: Muchas personas personas ven con recelo las relaciones internacionales por las diferencias culturales. Desde tu perspectiva ¿son justificadas esas posiciones?

UCJ: Si te soy sincero, en mi caso no noto prácticamente diferencia. Igual mi mujer es poco japonesa o yo soy poco español. O ambos casos (risas). Sí que me llama la atención el poco contacto que tienen las familias en Japón (padres, abuelos, hermanos…).

ML: Cambiando un poco el tema, ¿Cuales son tus animes y mangas favoritos?

UCJ: Es una pregunta difícil. Te contesto con lo que me viene ahora a la cabeza pero la lista sería innumerable. En cuanto a manga, Doctor Slump, Ranma 1/2, Monster, Uzumaki, Survivor (de Takao Saito), Aula a la deriva… Hace unos días terminé Vinland Saga y me gustó muchísimo. Anime me quedo con los primeros trabajos de Miyazaki, Sherlock Holmes, Conan el niño del futuro y películas como Castillo en el cielo o Nausicaa. También me gusta mucho Lupin III y bueno, podría seguir con cientos más…

ML: Ya que eres un apasionado de los videojuegos. ¿Prefieres los juegos retro o los juegos modernos?

UCJ: El año de salida da igual si el juego es bueno. Ocurre lo mismo con una película, un libro o cualquier otra expresión artística. Ahora bien, creo que los juegos de antes ofrecen un mayor reto, en general.

ML: Nuevamente con los juegos retro ¿Cuales son tus consolas favoritas?

UCJ: Me gustan MUCHAS consolas (risas) pero sí tengo que elegir me quedo con Nintendo Famicom (NES), Game Boy, Sega Megadrive, Super Famicom (SNES), Playstation y Saturn. Mención especial para Neo-Geo ¡Y me duele dejarme muchas otras!

ML: ¿Que piensas de la nueva generación de videojuegos?

UCJ: La veo en plena forma. Es verdad que está última generación de consolas ha llegado bastante descafeinada y que el factor sorpresa o de fascinación se ha perdido en comparación a los avances de antaño pero el grado de inmersión que producen los juegos de ahora es impresionante. Por otra parte, se ha abierto un camino para los desarrolladores independientes y eso es algo muy positivo.

ML: ¿Que crees que podemos aprender los hispanos sobre los japoneses?

UCJ: Nosotros podemos aprender de ellos el respeto hacia los demás, el orden, la forma de enfocar los tiempos de crisis, la manera de tratar al cliente, el auto-control (aunque esto puede derivar en trágicas consecuencias).

ML: Ahora lo contrario, ¿Que pueden aprender los japoneses de los hispanos?

UCJ: Les vendría muy bien un poco del carácter latino, la habilidad para improvisar, la valentía para enfrentarse a los problemas, el ser directo con la persona que tienes en frente.

ML: Has escrito sobre tus vivencias en Tokio y Osaka. ¿Que piensas de Kobe, tu actual ciudad de residencia?

UCJ: De Kobe me gusta la tranquilidad y el hecho de estar cerca de otras grandes ciudades como Osaka, Kioto o Nara.

ML: Si pudieras recomendar algunos sitios para un viaje corto a Japón ¿cuales serían?

UCJ: Cada persona tiene diferentes intereses cuando viaja. Hay quien viaja para disfrutar de una oferta de ocio, para ir de compras, de tours gastronómicos. Hay quien viaja para estar en contacto con la naturaleza, con la tradición. Hay quien le gusta los videojuegos, la moda, el deporte, la música… Es difícil recomendar algo que se adapte a todos los viajeros. También depende mucho del tiempo que se tenga disponible; no se puede planificar igual un viaje de 10 días o uno de 30. Yo considero que para viajar a Japón hay que tener al menos 10 días para disfrutar del viaje. En mi opinión, salvo que se tenga en mente viajar de nuevo, hay que visitar Tokio, Kioto, Osaka y Nara. Estas ciudades para mi son fundamentales. Luego se pueden ir añadiendo destinos si hay tiempo extra, pero estos destinos no te los puedes perder.

ML: ¿Que falsas creencias crees que deberían dejar aquellas personas que leen esta entrevista y piensan en irse a Japón?

UCJ: Hace un tiempo redacté un post en mi blog donde precisamente hablaba sobre el tema de los prejuicios y falsas creencias. Recomiendo su lectura a todo el que tenga interés en conocer mi opinión. (Hacer clic aquí)

ML: ¿Que aconsejas a quienes se quieren aventurar e irse a vivir a Japón?

UCJ: Tanto a unos como a otros les recomiendo visitar mi blog y canal de Youtube (risas) seguro que encontrarán información que les puede ser útil. A los que quieran vivir aquí, que estudien mucho y ahorren todo el dinero que puedan.

ML: Los blogueros tenemos nuestras páginas por razones diferentes, y después de mucho tiempo se puede perder el norte. ¿Que te motiva a seguir actualizando tu blog y a seguir sacando videos?

UCJ:  El blog nació para obligarme a estar al tanto de lo que sucedía a mi alrededor, para obligarme a prestar atención y tomar nota de las experiencias que iba viviendo. El primer destinatario del blog soy yo, esto es algo que hago para mí. Ocurre lo mismo con los vídeos. Estudié Comunicación Audiovisual y como comenté antes, aquí me dedico profesionalmente a otros asuntos, y el blog es lo que me permite seguir vinculado al audiovisual, no perder el pulso, vamos. Por otra parte, y no menos importante esta el hecho de compartir a gente que le interesa lo mismo que a mí. Antes de venir a Japón muchos blogs me fueron de mucha ayuda y esta es mi forma de aportar mi granito de arena. Por otra parte, a día de hoy no conozco- igual los hay pero yo no lo conozco- a otro Youtuber/blogger que sea profesional del medio y comparta vídeos, por lo que me siento orgulloso de poder ofrecer un material que esté cerca de los contenidos que se puedan ver en televisión. El cariño y comentarios de la gente también ayudan mucho.

Antes de acabar con la entrada, agradezco a David por su tiempo para responder estas preguntas, y aprovecho para invitarlos a visitar su sitio web (www.creativoenjapon.com) y su canal en Youtube. Pongo también uno de sus videos sobre una de mis consolas favoritas: la Gameboy de Nintendo.

안녕 아녕!😉

Mis blogs preferidos por categorías

principales-blogs

No soy amante de los celulares, pero me gusta informarme. Desde hace años leo varios blogs sobre temáticas que me interesan. En esta entrada busco mostrar algunos de los que más me gustan.

Música

Musimales (www.musimales.com): Un grupo de blogueros escribimos reseñas musicales de nuestros álbumes o artistas preferidos. He escrito alguna que otra entrada interesante, como la entrevista a Hernán Fortuna, vocalista de Templo, y largas historias sobre el rock de los años ochenta.

Guitarristas (www.guitarristas.info): Es un portal web dedicado a los guitarristas y conducido por guitarristas. Tiene diferentes secciones de lo más interesantes, como historias de guitarristas, tutoriales y cosejos de guitarra. Recomiendo revisar el foro.

Hispasonic (www.hispasonic.com): Si te gusta leer sobre producción musical, este puede ser tu sitio. Al igual que Guitarristas, tiene sección de noticias, tutoriales y consejos. Funciona con la misma cuenta de Guitarristas (Arriba).

Economía/Liberalismo

Mises Hispano (www.miseshispano.org): El nombre de Ludwig Von Mises queda bien representado en este sitio web. Se analizan temas de sociedad, política y economía desde el enfoque liberal, especialmente el de la Escuela Austriaca.

El Replicador Liberal (www.elreplicadorliberal.com): Este blog es una buena defensa del liberalismo político y económico (especialmente el minarquismo). Se analizan temás complejos y sin temor a herir susceptibilidades, el autor denuncia el estatismo en España, y como no, también presente en otras partes del mundo.

Juan Ramón Rallo (www.juanramonrallo.com): El espacio web del profesor Rallo analiza temas económicos desde una perspectiva crítica. Este joven economista español se ha hecho buena fama entre los círculos liberales, y es una de las caras más reconocidas entre los economistas austriacos de habla hispana.

Corea

El Diario de Corea del Norte (eldiariodecoreadelnorte.blogspot.com): La dictadura de Kim Jong Un tiene un denunciante de habla hispana. Este blog de Gabriel Choi muestra las realidades no contadas de Corea del Norte en español.

Eurowon (www.eurowon.com): Un expatriado español en Corea nos muestra la cultura coreana desde un punto de vista crítico. Lectura recomendada: Entrevista a Felipe, autor de Eurowon.

Korea-Canada Blog 한캐 블로그 (Inglés, www.korcan50years.com): La comunidad de coreanos en Canadá es una de las minorías mayoritarias en ciudades como Toronto. Descubrí este blog hace poco, y es de especial mención el intento de sus autores por disfrutar de la cultura coreana lejos de Corea del Sur. Lectura recomendada: My Korean New Year in Toronto.

Expatriados

Un Friki en Japón (www.razienjapon.com): Raúl Vela vive el sueño de muchos fanáticos del país del sol naciente. Este expatriado español se fue a hacer suertes a Japón hace varios años, y desde su blog comenta sus experiencias. Lectura recomendada: Entrevista a Raúl Vela.

Historias de China (www.historiasdechina.com): Javier Telletxea Gago es el autor de este blog que nació en 2013. Se hace un ameno repaso por las tradiciones y cultura china desde la perspectiva de un occidental.

Un Creativo en Japón (www.creativoenjapon.com): David Boscá tiene uno de los blogs más interesantes sobre Japón. Muestra su opinión sobre la vida en Japón, así como un repaso por las diferentes áreas de la cultura japonesa. Además tiene un excelente videoblog, donde de paso comparte su pasión por los videojuegos retro. Muy pronto, entrevista a su autor.

Tecnología

Incognitosis (www.javipas.com): Javier Pastor es periodista informático para diversos portales web de tecnología. En su blog personal relata sus vivencias, y sus opiniones sobre productos tecnológicos de una forma amena. No está de más decir que trabajaba bajo el seudónimo de Picajoso, primer administrador de MuyLinux.

La Mirada del Replicante (www.lamiradadelreplicante.com): Aunque que no uso Linux desde hace varios meses, sigo con alguna regularidad las noticias de este mundo. Su autor Tannhausser habla sobre las diferentes noticias tecnológicas y culturales que rodea al mundo de Linux y el Software Libre.

¡Hasta una próxima entrada!

Sobre Facebook, Whatsapp y otras tonterías

El mal uso de la tecnología genera malos hábitos sociales
El mal uso de la tecnología genera malos hábitos sociales

La tecnología la conocí en la adolescencia. No tuvimos computador en mi casa hasta que tuve trece o catorce años. Por aquella época no necesitaba muchas distracciones y hoy sigo siendo igual de simple que en aquella época. Me gustan la música, los libros y dibujar. Por aquella época mi vida era muy tranquila. Lo mío no eran los deportes, pero me gustaban las personas. Como era tan callado, les analizaba y emitía mis propios juicios sobre su comportamiento. No era de montoneras y mis amigos de la infancia los cuento con los dedos de la mano.

Aún para aquella época en que la banda ancha era para chicos adinerados, se empezaban a generar esas interacciones a través de la tecnología. El Internet del laboratorio estudiantil era lento y muchos computadores corrían sistemas DOS y en el mejor de los casos Linux con la primitiva interfaz gráfica de KDE 3. Años más tarde, con la llegada de Windows XP, intercambiábamos videojuegos y pasé tardes enteras matando nazis y narcotraficantes virtuales. Parecía una materia, ya que después de un juego venía otro y otro más.

En mi último año de colegio conocí las redes sociales. Pronto aparecieron páginas como Sonico (un facebook versión latina que apenas usé) y el famosísimo Facebook. Luego conocí Twitter y poco más. Me parecía extraño eso de estar subiendo fotos a Internet para que otras personas las vieran. Mis compañeros de clase no se demoraron en adquirir esa nueva moda, hasta tal punto que vivían revisando su perfil cada vez que se sentaban delante de un computador. Después de eso vinieron los casi extintos teléfonos Blackberry de teclado QWERTY que permitían recibir correos, ingresar a Facebook, Twitter y PIN (Blackberry Messenger).

Mi mamá me hizo caer en cuenta de lo simple que soy, no por la humildad, sino porque no soy de modas y me gusta manejar bajo perfil. Dejé de publicar activamente en Facebook cuando me di cuenta de lo estéril que es. Agregamos extraños por motivos difíciles de explicar y damos “Me gusta” cada vez que hallamos algo interesante. Ojalá existiera un “No me gusta”, para mostrar el desagrado que me generan las tonterías de las personas.

Mención especial al grupo "Yo odio la Pseudociencia" por desenmascarar tanta tontería
Mención especial al grupo “Yo odio la Pseudociencia” por desenmascarar tanta tontería

Me gustan las personas, pero detesto las tonterías. Me fastidia cada vez que alguien escribe que está deprimido porque su novi(a) l(a) dejó. Me parece una franca tontería hacerlo saber a todo el mundo. Aprecio a mis amigos, pero a más de uno le diría: “Se que estás sufriendo, pero te pones pesado cada vez que rompes con alguien”. Fanáticos domingueros, los que suben fotos de rumbas con tragos y viejas, para luego poner cuando van a la Iglesia lo mucho que han aprendido de la bondad del Señor. Dicen que aman a Dios, pero aceptan que tienen relaciones pre o extra matrimoniales porque no son falsos, vaya descaro. No falta tampoco el mamerto digital, que comparte cuanto meme encuentra sobre lo malo de las trasnacionales, los cultivos genéticamente modificados, los niños raquíticos del África y las nobles ‘alternativas’ de gobiernos socialistas sociales como los del fallecido Hugo Chávez o del ex-presidente Lula Da Silva. Irónicamente comparten esas cosas desde costosos iPhones.

Por Whatsapp la situación mejora un poco ya que se limita a las conversaciones. Creo que es una manera barata de comunicarnos con otras personas mientras usamos nuestros teléfonos celulares, pero su uso es obsesivo para algunos. Me ha pasado que estoy hablando con alguien que se calla para revisar lo que otra persona le está escribiendo. He expuesto en cursos donde los estudiantes no suben la cabeza por mirar sus teléfonos. Y espero no se me malinterprete, me gusta mi antiguo celular Nokia C3, pero me molesta que empiece a vibrar y pitar cada vez que alguien me escribe. Lo peor es que no puedo alejarme de las redes sociales, porque el protocolo dice que con más redes sociales, tendremos más oportunidades laborales, y si no estás al menos en Facebook, no existes. Alejarme de las redes sociales me ha salido relativamente caro, teniendo en cuenta que sigo siendo estudiante, y que cualquier noticia de la Universidad se comparte en los muros de Facebook.

No me molesta la tecnología sino el mal uso que se le da. Charlamos con personas virtuales mientras compartimos una habitación con seres de carne y hueso. Compartimos en exceso nuestras vidas íntimas con fotos subidas de tono, y paseos por exóticos lugares por aparentar y generar envidia en los demás. Que miserables somos para preocuparnos en exceso por la vida social virtual. Nos sentimos mal cuando nos eliminan, y les escribimos buenos deseos en el día de su cumpleaños a tantas personas que no conocemos por caer bien. Ya no se hacen llamadas de felicitación, sino un saludo en el muro. Escribimos bellos mensajes de inspiración (para los demás, claro), y creemos que vamos a conquistar el mundo. Tan valientes en la red, y la mayoría unos pusilánimes en la vida real.

No odio Facebook, no odio Whatsapp. Las personas se pueden comunicar inclusive a grandes distancias (como los colombianos en el exterior), y pueden compartir con aquellos que guardan en sus corazones. Pero creo que muchos construyen una identidad virtual superficial solo para ocultar sus verdaderos conflictos. Lo dice quien ha sido partícipe de muchas de las cosas criticadas en este texto y no creo que valga la pena volver a esos pasos. Prefiero revisar el Facebook y no decir mucho, no dar tanto like a cuanta tontería aparezca, y limitarme a la información. Al fin y al cabo, si quiero expresarme, siempre lo puedo hacer en este espacio, y quienes me leen saben que no tengo pelos en la lengua, o mejor en los dedos para decir lo que pienso.